16
JUN
2021

Visitando la arquitectura hispanoamericana en Berlín

Damos a conocer artículo publicado en el diario alemán Der Tagesspiegelen el mes de abril pasado por la periodista especializada Ulrike Wiebrecht. En este la autora revisa y comenta acerca de la interesante labor que de unos años a la fecha viene realizando el arquitecto chileno, radicado en Berlín, Jorge Brunetto, quien promueve el reconocimiento de la producción arquitectónica hispanoamericana contemporánea presente en dicha ciudad. Ello constituye una inicativa pionera, y así es destacada, por dar conocer desde una visión de conjunto el aporte de arquitectos y artistas tanto españoles como latinoamericanos en la edilicia berlinesa de las últimas décadas. Igualmente es una valoración de una producción reconocible que bien adquiere características patrimoniales. Se adjunta traducción del artículo.

Jorge Brunetto. Fuente: Der Tagesspiegelen

Donde Berlín te parece español
Arquitectos y artistas de la Península Ibérica y América Latina han contribuido a dar forma a la ciudad. Los recorridos especiales por la ciudad conducen a sus pistas. por Ulrike Wiebrecht

Su territorio. El guía de la ciudad Jorge Brunetto muestra a los interesados las obras de arquitectos y artistas tanto españoles como latinoamericanos, como el Kronprinzenbrücke, no lejos del Bundestag, de Santiago Calatrava, las “Alas de México” de Jorge Marín junto a la embajada mexicana, así como la fachada de esta última diseñada por Teodoro González de León y Francisco Serrano.

¿Son los pliegues de una falda? ¿Una cortina de celosías? La fachada de la embajada de México despierta muchas asociaciones. Compuesta por 40 estelas de concreto que se inclinan hacia diferentes lados que parecieran volcarse en cualquier momento, el edificio es sin lugar a dudas un homenaje al monumentalismo mexicano, pero al mismo tiempo sorprendentemente una elegante filigrana. Y cuando en el exterior la fachada retoma el vivo movimiento de las embajadas nórdicas (edificio adyacente), se despliega un atractivo juego de luces en el interior, en el atrio circular. “¡Esto demuestra que Teodoro González de León, uno de los dos arquitectos junto a Francisco Serrano, fue influenciado por Le Corbusier!”, Explica Jorge Brunetto. No es solo el color de la luz lo que es característico, sino también el uso de la luz. Para Brunetto, arquitecto chileno y guía de la ciudad en Berlín desde 2003, la embajada de México es uno de los edificios más exitosos de la ciudad. Por eso prefiere iniciar aquí su “Ruta Hispanoamericana”, un city tour siguiendo los pasos de arquitectos y artistas tanto españoles como latinoamericanos. A veces se trata de edificios públicos, a veces de esculturas como las “Alas de México”, que están justo al lado de la embajada. Las alas de México del escultor Jorge Marín son un regalo de la Ciudad de México con motivo del vigésimo aniversario del hermanamiento con Berlín. No sólo a los turistas les encanta ser fotografiados entre las alas de bronce. A los berlineses también les gusta sentirse ángeles de vez en cuando. El trabajo representa libertad, contacto e intercambio. “Es también una referencia a la película “Der Himmel über Berlin” de Wim Wenders, dice el guía. La escultura de Eduardo Chillida frente a la Cancillería Federal, próxima parada del recorrido, despliega también un fuerte poder simbólico: dos manos estilizadas y entrelazadas de acero oxidado como símbolo de la reunificación alemana.

Fotos de Doris Klaas Fuente: Der Tagesspiegelen

“La acción se interrumpe poco antes del apretón de manos”, apunta Brunetto. Una declaración memorable y absolutamente empática del escultor vasco. Enfrente al Bundestag (Parlamento) alemán, el guía de la ciudad enseña fotos de proyectos de su carpeta que fueron presentados en 1994 para el concurso para reconstruir el edificio del Reichstag. En aquel entonces hubo tres ganadores: los arquitectos holandeses Pi de Bruijn, Norman Foster y Santiago Calatrava. Mientras que una cúpula de vidrio crece orgánicamente fuera de la cámara plenaria en el diseño del español Calatrava, Foster previó un techo flotante sobre el edificio. “Este último probablemente ganó la licitación porque su oficina sería más solvente para realizar una obra de tales dimensiones”, especula Brunetto. Sin embargo, el cliente insistió en una cúpula. Cuando Foster la incorporó en el emblemático edificio como un sombrero, Calatrava lo acusó de plagio. Pero no habría tenido ninguna posibilidad de presentar una demanda porque la idea de una cúpula no está protegida legalmente. En todo caso, Calatrava, nativo de Valencia, que representa ligereza y elegancia en sus obras como pocos, realizó el Kronprinzenbrücke, que atraviesa el Spree no lejos del Bundestag. Que pesa 800 toneladas no se percibe, gracias a la ligera y sutil construcción hecha de acero de color claro. La habilidad con la que el arquitecto resolvió el problema es particularmente evidente cuando se mira desde abajo. “Todo el peso es absorbido por cuatro pilares, sin elementos verticales, que se extienden hacia los lados como codos. Simplemente brillante”, se entusiasma Brunetto. Agrega que Calatrava ya había cerrado la brecha entre Friedrichshain y Kreuzberg reconstruyendo el puente Oberbaum, que había sido destruido en 1945. Cuidadosa y sutilmente, agregó dos finos arcos de acero entre las dos torres del puente neogótico.

Diario original Der Tagesspiegelen

Pero antes de que el recorrido llegue a este punto, se va a la Mauerstraße, donde se eleva un extraño esqueleto de delgados tubos de acero. Se debe observar con atención, para ver que es la traza de la silueta de la Iglesia Bohemia de Belén que una vez estuvo aquí, pero fue destruida en un bombardeo en 1943 y luego definitivamente demolida. Con su “Memoria Urbana” el artista español Juan Garaizábal quiso refrescar la “memoria urbana”, como se podría literalmente traducir su obra. “En realidad, solo se planeó como una obra de arte temporal en 2012, pero ha permanecido hasta el día de hoy. Es una pena que la iluminación LED esté apagada ”, lamenta Brunetto. Se complementa bien, además, con la escultura vecina “Houseball” de Claes Oldenburg, que recuerda a los antiguos inmigrantes que llegaron a la Friedrichstadt con sus haberes personales enrollados, como grandes fardos. En general, el tratamiento sin preocupaciones de temas importantes parece correr como un hilo rojo a lo largo de la gira. Los arquitectos de la oficina catalana MBM tampoco se enfrentaron a una tarea fácil a la hora de aportar calidad de vida a un área abandonada cerca del Checkpoint Charlie como parte de la Exposición Internacional de Arquitectura de 1987. El objetivo no era solo tener en cuenta el desarrollo histórico del bloque perimetral (Blockrandbebauung), sino que la vivienda y comercio también debían considerarse e integrarse bajo cubiertas verdes. En la Kochstrasse, llama la atención la hilera posmoderna de edificios de Martorell, Bohigas y Mackay, jugando hábilmente con el contraste entre elementos verticales y horizontales. Aquí una escalera roja, allí un puente verde decoran una clara fachada. Y detrás se esconde un gran patio similar a un parque, con un toque mediterráneo. Naturalmente los arquitectos españoles desarrollaron también otros temas. Como José Rafael Moneo, quien proyectó dos edificios en Potsdamer Platz, el Hotel Hyatt y el edificio de oficinas A5 en la esquina de la Potsdamer y Eichhornstrasse. Sencillos y minimalistas, se integran en el concepto general de Renzo Piano. “El había establecido pautas claras, también en términos de materiales y colores”, dice Brunetto. Así Moneo utilizó paneles de cerámica y mantuvo los cálidos tonos ocres y terracota del entorno. La Casa Gustavo en Lichtenberg, en cambio, es una verdadera explosión de colores. Aquí, lejos del centro, al artista español Gustavo Peñalver Vico pudo expresarse en un enorme edificio de paneles prefabricados en 1999, utilizando brillantes tonos amarillos, rojos y verdes. A los artistas de la East Side Gallery se les concedió algo similar. El pintor y autor de graffiti chileno César Olhagaray estuvo entre los 118 participantes de 21 países que participaron en el diseño de la Galería al Aire Libre en 1990. En su gigantesco y extravagante mural “Ancestros del Computer”, el entonces exiliado en Berlín Oriental representa, entre otras cosas, con plátanos empalados la euforia consumista bajo el signo de la reunificación. Los rostros descomunales de estilo cómic del catalán Ignasi Blanch Gisbert, en cambio, anuncian un mensaje de amor bastante triste. Pero tal vez “Parlo d’Amor” no sea una mala frase final para un recorrido por la ciudad que reúne tantas confesiones de amor de españoles y latinoamericanos a Berlín. Más informaciones sobre recorridos turísticos por la ciudad se puede encontrar en: www.berlin-itinerario.com.

Link nota original (en alemán) https://www.tagesspiegel.de/berlin/schwebende-daecher-und-unpathetische-statements-auf-hispoamerikanischen-spuren-wo-einem-berlin-spanisch-vorkommt/27129880.html

Leave a Reply

*

captcha *